miércoles, 16 de enero de 2013

Quitar manchas blancas de la madera.

El otro día pedí la cena a un restaurante que hay cerca de mi casa y cuando me la trajeron, mientras pagaba, dejé la bolsa encima de una mesa de madera. Dentro de la bolsa había una tarrina metálica que debía estar bastante caliente porque aparecieron unas manchas blancas en la mesa. Al día siguiente busqué por internet como quitarlas y me puse manos a la obra.

El caso es que haciendo exactamente lo que dicen en el artículo la cosa no funciona, es más, yo creo que incluso empeora, por lo menos en mi caso. Por eso he decidido escribir esto, para explicar como lo hice y por si le sirve de ayuda a alguien.

En mi caso, la mancha no era muy grande, bastante más pequeña que lo que ocupa una plancha, pero estaba bastante "condensado" el blanco, es decir, no se veía la madera en toda la zona que ocupaba la mancha.

Lo primero que hice fue limpiar la zona de la mancha con un trapo mojado en agua y bien escurrido. Ya solo con esto la mancha se empezaba a quitar y el color blanco empezaba a desaparecer un poco haciéndose más tenue y dejando ver la madera. Después, con un trapo seco, quité toda la humedad que había quedado.

Un par de minutos después, en vista de que parecía que había funcionado, volví a pasar el trapo húmedo y lo volví a secar. Esta vez me dio la sensación de que apenas había cambiado algo. Por eso me decidí a probar con la plancha. Puse una toalla fina encima de la mancha y con la plancha caliente a la mitad de su temperatura máxima la puse encima de la mancha unos segundos mientras la movía un poco. No me atrevía a dejarla quieta encima. Tras quitar la toalla me dio la sensación de que algo había mejorado la mancha, pero a cambio, había pequeñas manchitas blancas en otras zonas de la mesa por las que la plancha había pasado. Tras esto, pensé que la idea de la plancha no merecía la pena pues era demasiado riesgo (quizás debería estar menos caliente) y me puse a pasar el trapo húmedo otra vez. De esta manera, y tras un par de humedecer secar, humedecer secar, quité prácticamente todas las manchas blancas, la original y las que habían salido nuevas. El remate final se lo di aplicando un poco de limpiador de madera tipo Pronto, justo en lugar que todavía se notaba algo que había habido una mancha, dejándolo un par de segundos y pasando otro trapo para extenderlo por la mesa y no dejarlo acumulado.