viernes, 20 de septiembre de 2013

Viajando en tren.

El otro día hubo una incidencia en los trenes de renfe, al parecer por un arrollamiento. Esto causó múltiples problemas que serían comprensibles si no estuvieran tan mal gestionados por la propia renfe.

El primer problema sucede cuando sacas un billete para Pinto y la taquillera te repite varias veces que la línea no llega a Aranjuez. Y tras preguntarle tú también varias veces que si a Pinto sí, ella te lo repite otra vez: "Sí, pero a Aranjuez no".

Luego vienen los retrasos que pueden ser más o menos comprensibles y el anuncio por megafonía a la altura de Villaverde de que el tren solo llega hasta Getafe. Que ya te jode que no vayas a llegar pero imaginas que alguna alternativa te darán allí.

Luego en Getafe te dicen, otra vez por megafonía, que el tren ya llega hasta Aranjuez, que han restablecido el servicio. Pero pasan 15 minutos y de ahí no se mueve ningún tren. Y un rato después la megafonía se desdice y te dice que el tren acaba ahí y que va de vuelta a Madrid.

Así que no te queda más remedio que bajarte en Getafe Industrial que resulta ser un apeadero porque no hay ni un taquillero ni nadie que de una explicación o alternativa. Y de ahí ya te buscas la vida tú como puedas, que básicamente consiste en coger un autobús, si hay sitio y puedes subirte, y volver a pagar por un trayecto que ya has pagado.

Luego pones una reclamación y te contestan diciendo que lo hicieron todo bien. Que no fue culpa suya y que si te quedaste allí tirado no pueden hacer nada, esas cosas pasan. Que digo yo que si se atropella a alguien, algo de culpa sí tendrá la renfe, digo yo.

Luego me hace mucha gracia cuando decimos que en países como Alemania no tienen tornos y todo el mundo paga. Claro, y seguro que cuando hay accidentes y cortes no dejan a los usuarios tirados sin explicación, solución, o alternativa.

miércoles, 3 de abril de 2013

Segundo año.

Segundo año en Irlanda y el sueño iba a llegar a su fin. La verdad es que me ilusioné muy pronto y, por desgracia, estas cosas pasan mucho en el fútbol. Los dueños empezaron a tener problemas y nos daban la información con cuentagotas. Durante la pretemporada no llegaban fichajes y todos nos empezamos a oler algo raro. Cuando llevábamos cinco partidos jugados nos dijeron que las cosas iban mal, que intentáramos salvar la temporada sin descender y que la temporada siguiente habría nuevos dueños que ya nos informarían.

Con todo y con esto hicimos un año muy parecido al anterior. Acabamos la temporada séptimos y volvimos a caer en la primera ronda de la Copa tras forzar el partido de desempate. Disputé 38 partidos, ganamos 8, empatamos 15 y perdimos 15. Marqué 10 goles, di 3 asistencias y fui 2 veces elegido el mejor jugador del partido.

lunes, 25 de marzo de 2013

Granada

Aprovechando que el lunes 18 era fiesta en Madrid hicimos una escapada a Granada durante el fin de semana. Viaje gastronómico y de ocio en la ciudad de la Alhambra.

Alojamiento.

Residencia universitaria Fernando de los Ríos. Apartamentos baratísimos. El  apartamento para 4 estaba bastante bien: cocina, salón, baño y dos habitaciones. Está un poco alejado del centro y hay que coger un autobús que para en la puerta.
Hotel Almona. Barato, pequeño y acogedor. Algo de frío en la habitación del palomar.

Gastronomía.

Taberna la Tana. Viernes noche. Estaba lleno, entramos como pudimos, nos quedamos de pie y nos pedimos una caña con la correspondiente tapa que nos sirvieron.
Tragalios. Viernes noche. Pudimos coger tres taburetes y tomarnos en la barra un par de rondas con sus correspondientes tapas y una ración de croquetas.
El enganche. Viernes noche. Otra ronda y otra tapa de carne en salsa.

Churrería La Alhambra. Sábado mañana. Raciones de churros bastante abundantes pero ligeros (para tratarse de churros).
La Bella y la Bestia 1. Sábado mediodía. Enfrente de la Alhambra. Bastante lleno. La primera ronda en la calle, para las demás conseguimos coger mesa. Con cada bebida te ponen una tapa que va cambiando con cada ronda por lo que cuando vas a pedir tienes que decir las bebidas y la ronda por la que vas para que te pongan la tapa.
Al Pan Pan y al Vino Vino. Sábado noche. Tienen una lista de tapas para elegir con cada ronda. Lo único malo es que en grupos solo sirven dos tapas distintas. A lo peor vas haciendo pedidos de dos en dos en la barra.

Cafetería Flor y Nata. Domingo y lunes mañana. Desayunos completos aunque como no vayas pronto solo les quedará un tipo de pan para elegir. Zumo, café y tostada, bollo o mollete.
Hannigan & Sons. Domingo mediodia. Era San Patricks así que qué mejor que ir a un irlandés en Granada a celebrarlo. Pintas de cerveza y buena música.
Navas 14. Domingo comida. Camarero muy amable. Rondas y tapas clásicas. Disponen de montaditos y canapés buenos y a buen precio.
Bronx Speakeasy. Domingo sobremesa. Nos dejaron el café y copa a 4 euros por lo que no pudimos resistirnos.
Tetería El Generalife. Domingo media tarde. Gran cantidad de tés y ambiente típico de tetería árabe.
Restaurante El Agua. Domingo noche. Especialista en fondues y vinos. Vistas a la Alhambra que se disfrutarán más en verano cenando o comiendo en la terraza. Se llama El Agua pero no sirven jarras de agua.

Bar Kiki. Lunes mañana. Junto al mirador de San Nicolás. Ronda y tapa.
La Riviera. Lunes comida. Igual que Al Pan Pan, puedes elegir la tapa de una lista con cada ronda pero solo pueden ser dos diferentes por grupo. Los bocadillos son grandes y están muy buenos.

Garitos.

Ganivet. Sábado tarde. Aparenta ser un bar estilo irlandés pero es una dicoteca de pachangueo bastante grande.
Wall Street Pub. Sábado noche. Lleno de gente. Si no tuviera tantísima gente sería más divertido porque el precio de las copas va cambiando. No está claro en base a qué y los colores no ayudan pero mola. Pequeño pero barato.
Tantra. Domingo noche. Bastante grande. Futbolín, dardos y la música está bien.


En general Granada es más barato que Madrid pero no tanto como esperábamos. Las copas sin duda sí, bastante. El alojamiento también y los taxis un poco más pero no demasiado. En los bares en todos los sitios te ponían tapa con la bebida pero no había mucha diferencia de precio.

martes, 12 de marzo de 2013

UC Dublín

Y así fue como llegué a Dublín. Con mucha ilusión y muchas ganas de conocer un fútbol distinto y con ganas de devolver al equipo la confianza que habían puesto en mí. Las espectativas del equipo para conmigo eran que, tras un breve periodo de adaptación, me convirtiera en el delantero centro titular del equipo y que a base de goles me convirtiera en el líder de la plantilla. Tengo que reconocer que me asusté un poco, era demasiada presión nada más llegar pero me dijeron que en este primer año el objetivo del equipo era no descender y que me fuera acostumbrando al equipo y a la ciudad.

El resto de la plantilla eran todos jugadores irlandeses principalmente formados en el club y la universidad. Yo era el único extranjero y el único con experiencia en una gran liga. Querían que ayudara a los más jóvenes cuando no estuviera jugando o entrenando y acepté gustosamente.

La temporada comenzó y en una liga de diez equipos nos enfrentábamos a cada equipo rival cuatro veces: dos en casa y dos fuera. Para conseguir el objetivo teníamos que quedar por lo menos séptimos y así evitar la promoción que jugaban el octavo y el noveno. Acabar últimos hubiera significado el descenso de categoría y justo para poder evitarlo me habían contratado.

No fue una mala temporada teniendo en cuenta que era mi primer año y el equipo en el que jugaba. Me sirvió para acostumbrarme al ritmo constante de partidos durante una temporada y para mejorar mis números. Jugué 37 partidos, ganamos 10, empatamos 11 y perdimos 16. Anoté 10 goles y asistí 7 veces a mis compañeros. En dos partidos me dieron el título de "man of the match" así que no me puedo quejar.

Con estos números acabamos la temporada séptimos consiguiendo el objetivo. En la copa conseguimos forzar el partido de repetición en la primera ronda pero fuimos eliminados.

Continuará...

viernes, 15 de febrero de 2013

Los Juegos del Hambre

Seguimos con el rollo cultureta esta vez para hablar de un libro una trilogía que acabo de terminar de leer. Primero vi la película en el cine y luego me leí los tres libros. Voy a intentar contar los menos spoilers posibles pero es posible que se escapen algunos. Avisados quedáis.

La trilogía se sitúa en un futuro distópico en un país llamado Panem. Debido a las guerras, la humanidad ha quedado prácticamente destruida y el país se ha organizado en 12 distritos y un Capitolio. Los 12 distritos viven en un régimen de semi esclavitud y pobreza proporcionando al Capitolio los recursos necesarios para vivir con todo tipo de lujos. Esto es así porque el Capitolio fue el ganador de la guerra y el que impuso sus condiciones a los demás distritos. Además, tras la guerra, se implantaron los Juegos del Hambre: una vez al año, cada uno de los distritos envían a un hombre y una mujer, niño o adolescente, a participar en una especie de concurso a muerte. Trasladan a los 24 tributos -así es como se conoce a cada uno de los participantes en los Juegos- a un escenario ideado para el concurso para que intenten sobrevivir a los peligros que les acechan y a los propios tributos rivales que intentarán matarlos ya que sólo puede haber un vencedor.

El primer libro se centra en los Juegos del Hambre. Está bien, se lee rápido y te deja con ganas de más porque se intuye que la historia de Panem va a empezar a cambiar. El problema es que el segundo, En llamas, se vuelve a centrar en los Juegos del Hambre cuando creo que es una cosa que ya no interesa. Da la sensación de ser una especie de relleno para que sea una trilogía y para que, ya que la trilogía tiene el nombre de los Juegos, no sean un mero efecto secundario de la trama. Se podía haber hecho más de otra manera.

El tercero, Sinsajo, tiene un problema parecido al segundo, creo que no acaba de sacarle todo el provecho que se le podría haber sacado a la historia y al escenario. El final parece demasiado forzado y no parece lógico la manera en que van sucediendo las cosas. Da más la sensación de ser un "hasta aquí hemos llegado y se acabó".

En general, a partir del segundo y tercer libro, los personajes se empiezan a perder en ciertas confusiones que no parecen llevarles a ninguna parte. Empiezan a darte igual y no ves el sentido a muchas de las cosas que ocurren. Por otro lado, la autora parece estar más obsesionada en tratar el tema de la propaganda, el poder de la televisión y el hecho de que en las guerras no hay ni buenos ni malos, que en hacer una buena historia.

Me decepcionó porque el segundo y el tercer libro no desarrollan lo que parecía prometer el primero y el comienzo del segundo. Creo que el escenario y los personajes eran lo suficientemente buenos para llevar la historia por otro camino y aún así reflejar lo que parece querer la autora.

jueves, 14 de febrero de 2013

Extinción

Ya que he empezado con temas científicos voy a escribir un post cortito dedicado a todos los preocupados por el futuro de la humanidad y por la conservación de la especie.

El sol es una estrella. Como todas las estrellas llegará un momento en que se apagará y cuando eso pase el problema no va a ser que nos quedemos sin luz o sin calor sino todo lo contrario. Se irá haciendo más y más grande hasta engullir La Tierra y todo el Sistema Solar. Así que tenéis dos opciones: u os preocupáis solo de lo que existe ahora e intentáis hacer su existencia mejor y más fácil, u os preocupáis de la posible futura vida y vais pensando como evitar ese final al que estamos destinados.

El sol llegará un momento que habrá consumido todo el Hidrógeno y empezará a usar el Helio como combustible. Empezará a expandirse engullendo todos los planetas y convirtiéndose en una gigante roja. Después, volverá a contraerse hasta convertirse en una enana blanca, aunque esto ya nos dará igual porque no quedará nadie para verlo, y posteriormente en una enana negra.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Evolución

Hay gente que piensa que el ser humano dentro de muchos años habrá evolucionado y tendrá una cabeza más grande con un cerebro mayor debido a que cada vez lo usamos más. O que habrán desaparecido las muelas del juicio porque no las necesitamos, o el quinto dedo del pie por el mismo motivo. Son los mismos que piensan que si, por ejemplo, unos monos encerrados en un hábitat en el que tuvieran cierta comida a una distancia que no les permitiera llegar a cogerla pero sí lo suficientemente cerca como para querer intentarlo, tras muchas generaciones desarrollarían unos brazos, o lo que sea, lo suficientemente largos como para poder cogerla.

Pues bien, eso no es así. Eso no es la evolución. Voy a intentar explicar la parte que mucha gente parece perderse en este tema. No pretendo hacerlo de un modo totalmente riguroso así que es posible que algunas cosas no sean del todo ciertas. Tampoco soy un experto biólogo ni un experto en la teoría de la evolución, sé lo que aprendí en la escuela y lo que he ido leyendo.

La clave es la selección natural. La selección natural es lo que hace que evolucionemos. La evolución se basa en dos cosas: mutaciones y selección natural. Las mutaciones son lo que hace que unos individuos se diferencien de otros de una forma aleatoria. Es lo que hace que algunos individuos tengan un dedo más, un cuello más largo u otra capacidad. No todas las mutaciones tienen que ser buenas. Algunas pueden suponer una desventaja en lugar de una ventaja. Y ahí es donde entra la selección natural permitiendo que las mutaciones ventajosas prevalezcan y las desventajosas desaparezcan. Eso ocurre gracias a la muerte de los portadores de mutaciones desventajosas y a la supervivencia de los que las tienen ventajosas frente a los que no las tienen. Lo que se conoce como la supervivencia del más fuerte.

En algún momento ciertos individuos de una población de jirafas desarrollaron unos cuellos mayores que los de los demás. Durante un tiempo esto no supuso ningún problema por lo que posiblemente convivieron individuos con cuellos largos e individuos con cuellos cortos. La reproducción hizo que la mutación se fuera transfiriendo de padres a hijos pero no que se eliminaran los cuellos cortos. Pero llegó un momento en que la comida empezó a escasear y sólo los individuos que tenían el cuello lo suficientemente largo podían alcanzar la comida. De este modo los individuos de cuello corto murieron y todos los que quedaron tenían el cuello largo. Las jirafas habían evolucionado.

En el caso del ser humano es bastante difícil que esto se produzca porque no existe la selección natural. La selección natural haría que los débiles no sobrevivieran pero el resto de individuos se encargan de que no sea así. Es como si las jirafas con el cuello largo les bajaran la comida a las del cuello corto. Nunca habrían desaparecido.

En el ser humano las mutaciones ventajosas y las desventajosas se pierden por medio de la reproducción. Realmente no se pierden, se propagan de igual modo pero están mezclados todos los individuos y siguen existiendo ambos por lo que no se puede llamar evolución. Por poner un ejemplo que puede que no tenga nada que ver con herencia ni mutaciones pero sirve para verlo: la miopía. En la naturaleza un defecto que hiciera que algunos individuos vieran peor les haría probablemente más vulnerables a los depredadores no pudiendo llegar a aparearse y a propagar su defecto. En cambio, en el ser humano no tenemos selección natural y por tanto los defectos se van propagando también y conviven juntos individuos desventajosos, normales y ventajosos sin que los años parezcan llevarnos a ninguna superioridad. Salvo algunos pequeños casos.

Hace un tiempo leí que posiblemente el ser humano esté evolucionando hacia un ser mas bello porque los individuos más bellos tenían más posibilidades de aparearse y por tanto transmitían su belleza a los hijos. Aunque la belleza es bastante subjetiva parece que supone una ventaja. Para eso hemos quedado. Los feos ligan menos.

También está el tema de los genes dominantes y recesivos pero eso ya es entrar en mucho detalle.