viernes, 15 de febrero de 2013

Los Juegos del Hambre

Seguimos con el rollo cultureta esta vez para hablar de un libro una trilogía que acabo de terminar de leer. Primero vi la película en el cine y luego me leí los tres libros. Voy a intentar contar los menos spoilers posibles pero es posible que se escapen algunos. Avisados quedáis.

La trilogía se sitúa en un futuro distópico en un país llamado Panem. Debido a las guerras, la humanidad ha quedado prácticamente destruida y el país se ha organizado en 12 distritos y un Capitolio. Los 12 distritos viven en un régimen de semi esclavitud y pobreza proporcionando al Capitolio los recursos necesarios para vivir con todo tipo de lujos. Esto es así porque el Capitolio fue el ganador de la guerra y el que impuso sus condiciones a los demás distritos. Además, tras la guerra, se implantaron los Juegos del Hambre: una vez al año, cada uno de los distritos envían a un hombre y una mujer, niño o adolescente, a participar en una especie de concurso a muerte. Trasladan a los 24 tributos -así es como se conoce a cada uno de los participantes en los Juegos- a un escenario ideado para el concurso para que intenten sobrevivir a los peligros que les acechan y a los propios tributos rivales que intentarán matarlos ya que sólo puede haber un vencedor.

El primer libro se centra en los Juegos del Hambre. Está bien, se lee rápido y te deja con ganas de más porque se intuye que la historia de Panem va a empezar a cambiar. El problema es que el segundo, En llamas, se vuelve a centrar en los Juegos del Hambre cuando creo que es una cosa que ya no interesa. Da la sensación de ser una especie de relleno para que sea una trilogía y para que, ya que la trilogía tiene el nombre de los Juegos, no sean un mero efecto secundario de la trama. Se podía haber hecho más de otra manera.

El tercero, Sinsajo, tiene un problema parecido al segundo, creo que no acaba de sacarle todo el provecho que se le podría haber sacado a la historia y al escenario. El final parece demasiado forzado y no parece lógico la manera en que van sucediendo las cosas. Da más la sensación de ser un "hasta aquí hemos llegado y se acabó".

En general, a partir del segundo y tercer libro, los personajes se empiezan a perder en ciertas confusiones que no parecen llevarles a ninguna parte. Empiezan a darte igual y no ves el sentido a muchas de las cosas que ocurren. Por otro lado, la autora parece estar más obsesionada en tratar el tema de la propaganda, el poder de la televisión y el hecho de que en las guerras no hay ni buenos ni malos, que en hacer una buena historia.

Me decepcionó porque el segundo y el tercer libro no desarrollan lo que parecía prometer el primero y el comienzo del segundo. Creo que el escenario y los personajes eran lo suficientemente buenos para llevar la historia por otro camino y aún así reflejar lo que parece querer la autora.

jueves, 14 de febrero de 2013

Extinción

Ya que he empezado con temas científicos voy a escribir un post cortito dedicado a todos los preocupados por el futuro de la humanidad y por la conservación de la especie.

El sol es una estrella. Como todas las estrellas llegará un momento en que se apagará y cuando eso pase el problema no va a ser que nos quedemos sin luz o sin calor sino todo lo contrario. Se irá haciendo más y más grande hasta engullir La Tierra y todo el Sistema Solar. Así que tenéis dos opciones: u os preocupáis solo de lo que existe ahora e intentáis hacer su existencia mejor y más fácil, u os preocupáis de la posible futura vida y vais pensando como evitar ese final al que estamos destinados.

El sol llegará un momento que habrá consumido todo el Hidrógeno y empezará a usar el Helio como combustible. Empezará a expandirse engullendo todos los planetas y convirtiéndose en una gigante roja. Después, volverá a contraerse hasta convertirse en una enana blanca, aunque esto ya nos dará igual porque no quedará nadie para verlo, y posteriormente en una enana negra.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Evolución

Hay gente que piensa que el ser humano dentro de muchos años habrá evolucionado y tendrá una cabeza más grande con un cerebro mayor debido a que cada vez lo usamos más. O que habrán desaparecido las muelas del juicio porque no las necesitamos, o el quinto dedo del pie por el mismo motivo. Son los mismos que piensan que si, por ejemplo, unos monos encerrados en un hábitat en el que tuvieran cierta comida a una distancia que no les permitiera llegar a cogerla pero sí lo suficientemente cerca como para querer intentarlo, tras muchas generaciones desarrollarían unos brazos, o lo que sea, lo suficientemente largos como para poder cogerla.

Pues bien, eso no es así. Eso no es la evolución. Voy a intentar explicar la parte que mucha gente parece perderse en este tema. No pretendo hacerlo de un modo totalmente riguroso así que es posible que algunas cosas no sean del todo ciertas. Tampoco soy un experto biólogo ni un experto en la teoría de la evolución, sé lo que aprendí en la escuela y lo que he ido leyendo.

La clave es la selección natural. La selección natural es lo que hace que evolucionemos. La evolución se basa en dos cosas: mutaciones y selección natural. Las mutaciones son lo que hace que unos individuos se diferencien de otros de una forma aleatoria. Es lo que hace que algunos individuos tengan un dedo más, un cuello más largo u otra capacidad. No todas las mutaciones tienen que ser buenas. Algunas pueden suponer una desventaja en lugar de una ventaja. Y ahí es donde entra la selección natural permitiendo que las mutaciones ventajosas prevalezcan y las desventajosas desaparezcan. Eso ocurre gracias a la muerte de los portadores de mutaciones desventajosas y a la supervivencia de los que las tienen ventajosas frente a los que no las tienen. Lo que se conoce como la supervivencia del más fuerte.

En algún momento ciertos individuos de una población de jirafas desarrollaron unos cuellos mayores que los de los demás. Durante un tiempo esto no supuso ningún problema por lo que posiblemente convivieron individuos con cuellos largos e individuos con cuellos cortos. La reproducción hizo que la mutación se fuera transfiriendo de padres a hijos pero no que se eliminaran los cuellos cortos. Pero llegó un momento en que la comida empezó a escasear y sólo los individuos que tenían el cuello lo suficientemente largo podían alcanzar la comida. De este modo los individuos de cuello corto murieron y todos los que quedaron tenían el cuello largo. Las jirafas habían evolucionado.

En el caso del ser humano es bastante difícil que esto se produzca porque no existe la selección natural. La selección natural haría que los débiles no sobrevivieran pero el resto de individuos se encargan de que no sea así. Es como si las jirafas con el cuello largo les bajaran la comida a las del cuello corto. Nunca habrían desaparecido.

En el ser humano las mutaciones ventajosas y las desventajosas se pierden por medio de la reproducción. Realmente no se pierden, se propagan de igual modo pero están mezclados todos los individuos y siguen existiendo ambos por lo que no se puede llamar evolución. Por poner un ejemplo que puede que no tenga nada que ver con herencia ni mutaciones pero sirve para verlo: la miopía. En la naturaleza un defecto que hiciera que algunos individuos vieran peor les haría probablemente más vulnerables a los depredadores no pudiendo llegar a aparearse y a propagar su defecto. En cambio, en el ser humano no tenemos selección natural y por tanto los defectos se van propagando también y conviven juntos individuos desventajosos, normales y ventajosos sin que los años parezcan llevarnos a ninguna superioridad. Salvo algunos pequeños casos.

Hace un tiempo leí que posiblemente el ser humano esté evolucionando hacia un ser mas bello porque los individuos más bellos tenían más posibilidades de aparearse y por tanto transmitían su belleza a los hijos. Aunque la belleza es bastante subjetiva parece que supone una ventaja. Para eso hemos quedado. Los feos ligan menos.

También está el tema de los genes dominantes y recesivos pero eso ya es entrar en mucho detalle.

lunes, 11 de febrero de 2013

Gatecrash Prerelease

Fin de semana de presentaciones. Dos torneos el sábado y dos torneos el domingo. Dos por la mañana y dos por la tarde. El resultado ha sido bastante bueno. Una victoria y dos segundos puestos.

El formato de la presentación era sealed deck. Seis sobres, uno de los cuales era del gremio con el que quisieras jugar. Además del sobre del gremio podías jugar con la carta promocional que se otorga por participar y que también pertenecía al mismo gremio elegido.

Para el primer torneo elegí luchar del lado del gremio Boros. Intenté construir un mazo rojo y blanco para aprovechar la habilidad de Battalion pero el resultado fue bastante malo. Como removals principales solo tenía un par de copias de Massive Raid y no dieron buen resultado. Solo conseguí una victoria y gracias a un Bye. Todas las partidas que jugué fueron derrotas: 1-3.

En el segundo me decanté por el gremio Gruul. Mazo verde y rojo aprovechando muchas criaturas con la habilidad de Bloodrush como Viashino Shanktail, Slaughterhorn, Rubblehulk o Zhur-Taa Swine, alguna buena combinación como Madcap Skills y Spire Tracer y el apoyo de algunas criaturas del gremio Boros como Boros Reckoner o Firemane Avenger. Me planté en la final con un 3-0 y tras una victoria para cada uno, el tercer juego cayó del lado de mi rival porque no me salió ningún maná verde cuando ganaba 26-14 gracias a Spark Trooper, si bien es cierto que en el segundo juego, cuando perdía 1-0 e iba a morir sin remedio en el siguiente turno, mi oponente cometió el error de no bloquear mi token 3/3 producto de un Rapid Hybridization para no perder ninguna criatura y gracias a Rubblehulk y Zhur-Taa Swine le quité 14 vidas, justas para poner el 1-1 que a la postre serviría de poco. 3-1.

En el tercero elegí Simic. Construí un mazo basado en Evolve junto con el apoyo rojo de algunas criaturas con Bloodrush como Zhur-Taa Swine, algunos removal como Mugging, el planeswalker Domri Rade y los jugosos beneficios de Madcap Skills, Elusive Krasis, Keymaster Rogue y Last Thoughts. Perdí la primera ronda y gané las tres siguientes aunque dos de mis oponentes concedieron la partida en mi opinión demasiado pronto. 3-1.

El último torneo elegí Orzhov. Viendo las cartas de que disponía me olvidé de Extort y me construí un mazo cargado de bombas y removals. El objetivo era claro, meter presión, eliminar sus criaturas cambiando una por otra o con removals y esperar cualquier bomba para finalizar. Si el oponente era rápido y/o las bombas tardaban en salir, defender en lugar de atacar y a cambiar criaturas. La presión llegaba de la mano de Daring Skyjek, Slate Street Ruffian y Basilica Screecher, los removals eran Smite, dos Devour Flesh, Mugging y Arrows of Justice, las bombas Angelic Skirmisher, Luminate Primordial, Alms Beast, Treasury Thrull, Assemble the Legion o Aurelia's Fury. Gané las tres primeras rondas 2-0 en muy poco tiempo. En la final me enfrenté a un mazo Simic que en la primera partida pobló en seguida el tablero de criaturas gracias, entre otras, a sus dos Fathom Mages. La segunda partida la gané yo rápidamente y la tercera finalizó cuando puse sobre el tablero Assemble the Legion y posteriormente Alms Beast. Justo antes de poner en juego el encantamiento, mi oponente había gastado su Angelic Edict para eliminar alguna de mis criaturas que estaban presionando mucho y habían llevado la partida 20-13 a mi favor y me habían dado el dominio el tablero. 4-0 (8-1).