miércoles, 20 de octubre de 2010

Ryanair, Spanair y las maletas

I. Spanair

A la vuelta del viaje de Mallorca, cuando terminaron de salir todas las maletas por la cinta transportadora, nos quedamos con cara de tontos al ver que nos faltaba una. Teniendo en cuenta que no se facturaron más de veinte maletas, el hecho de que Spanair perdiera tres (la nuestra y la de otras dos personas) parece bastante destacable. Además, el vuelo salió con bastante retraso y unido a que la salida prevista era pasadas las once de la noche, cuando llegamos, el aeropuerto estaba desierto (para lo que suele ser Barajas).

Por suerte, el chico que se encargaba de las reclamaciones estaba bastante atento y tras hacer las correspondientes llamadas para asegurarse que no se habían quedado en la cinta o en el avión, hizo la reclamación y nos dijo que nos llamarían en las próximas 24 horas.

Nosotros llegamos a Madrid en la madrugada del domingo al lunes y en todo el lunes no recibimos ninguna llamada, así que por la noche decidí ver si en el servicio de control de equipajes había alguna novedad. Ahí me enteré que la maleta había ido a parar a Manchester (MAD, MAN ¿tendrá alguna relación?) y que tenían que traerla a Madrid vía Mallorca, por lo que llegaría el martes. Efectívamente, el martes me llamaron para decirme que me la podían enviar el miércoles pero que con la huelga no me podían garantizar ninguna hora. Les dije que como yo sí que iba a hacer huelga podían traerla cuando quisieran. Al final, el miércoles a las 11 de la mañana, más o menos, recuperamos la maleta.

II. Ryanair

A la vuelta de un viaje con Ryanair descubrí que habían roto mi maleta. No es una rotura que la inutilice pero, por ejemplo, si llueve, le entra agua. Puse la reclamación en Swissport Menzies Handling SA, empresa que se encarga de las reclamaciones por pérdidas o daños de maletas de varias compañías, entre ellas, Ryanair. Al principio, la persona que nos atendió se negaba a hacer la reclamación aduciendo que Ryanair no reemplaza la maleta ni te la paga salvo que tengas el seguro. Después de que le insistiera mucho, diciendo que lo que luego hiciera Ryanair no importaba porque, de momento, yo necesitaba la reclamación para presentarla donde fuera, ya fuera Aena, ya fuera un seguro aparte, y de que consultara, al que creo era su superior, accedió a hacerla.

A la salida de la salada de recogidas puse también una reclamación en Aena.

Como yo continuaba viajando no fue hasta que acabé todos mis viajes que vi que Aena me había contestado al día siguiente de poner la reclamación, diciéndome que ese tema tenía que llevarlo con Ryanair y que ellos les remitían la incidencia. De Ryanair no tenía noticias así que entré en su web y vi un aviso que decían que debido al volcán islandés todavía tenían mucha correspondencia atrasada y que venían tardando unos 28 días en responder. Pasado ese tiempo, y al seguir sin respuesta, decidí comunicarme con ellos. A través de su web es imposible, así que buscando con google encontré la dirección ryanair@antler.co.uk a la que me dirigí explicándoles el caso. El primer mail, lo escribí en español a ver que pasaba, pero como me respondieron en inglés, continuamos la conversación es ese idioma. De momento, me han remitido a una dirección postal en Irlanda o a un fax, supongo que irlandés también. Yo les he pedido un email y en eso estamos, 36 días después de poner la reclamación y 8 desde que les mandé el primer mail.

martes, 19 de octubre de 2010

Hotel Piñero Tal

Es el hotel donde la palabra "todo" tiene menos sentido.

Nos alojamos en el hotel Piñero Tal. Habíamos reservado (y pagado por adelantado) una semana con todo incluido por una oferta que habíamos encontrado por internet.

Es un hotel cutre. Muy cutre.

Cuando llegamos estuvimos esperando 20 minutos a que encontraran nuestra habitación porque según el recepcionista no aparecíamos en las entradas. Luego le hicieron ver que estaba mirando las hojas del día anterior, o del siguiente, no sé.

En las habitaciones solo hay dos enchufes. Uno está ocupado por una tele muy pequeña y el otro está en el cuarto de baño al lado del lavabo. En las normas de la habitación indican que solo se utilice el del baño para máquinas de afeitar o secadores así que, si les haces caso, solo te queda la opción desenchufar la tele para cargar el móvil o cualquier otra utilidad que quieras darle.

El agua caliente no dura demasiado. Bueno, no pasa siempre pero debe ser que si coincide que hay mucha gente duchándose a la vez te quedas sin ella en seguida. Si quieres caja fuerte, baja a recepción a que te den la llave y la pagas (¿todo incluido?). Ellos recomiendan que lo hagas por tu seguridad. La limpieza de la habitación era la justa pues un mosquito que estaba estampado en los azulejos del baño cuando llegamos, seguía allí cuando nos fuimos. Sería un fósil o sería parte de la cenefa.

El hotel está lleno de guiris y debe ser por eso de no estar en su país que se la pela todo. A los del hotel también, porque permiten carreras nocturnas por los pasillos, gritos de madrugada, televisión y música a todo volumen, subir de la piscina chorreando y llenar todo de agua y, en general, pasarse todo el tiempo borrachos molestando a los demás. No era cosa exclusiva de los guiris y no todos se comportaban así pero era o general.

La barra libre decía que era de "segundas marcas" pero a mi me parecieron más undécimas. Eran marcas que no he visto en mi vida y el alcohol era muy malo, garrafón. Si querías beber agua tenías que coger unos vasitos pequeños de plástico y servirte de una fuente que había en el bar o en el restaurante a las horas de las comidas. Estaba exprésamente prohibido rellenar botellas de agua (¿todo incluido?).

Para conectarse a internet había dos ordenadores que por el módico precio de un euro 10 minutos y, atención a la oferta, 20 minutos dos euros (¿todo incluido?) tenían acceso a internet y la posibilidad de jugar a videojuegos. Lo curioso es que cerca del hotel había un locutorio en el que costaba 50 céntimos la hora.

Y para completar las facilidades de las que disponía el hotel había una báscula para pesar tu maleta, anunciada así: "Por un euro evítate los recargos de las compañías aéreas". Y un sofá para recibir masajes. Obviamente nada de esto iba en el todo incluido.

Y por último el restaurante. El servicio era bufet. Todo era malo, muy malo. Lo mejor era comer ensalada y sopas de sobre. Hacían la clásica reutilización de lo que sobra de la comida para la cena o de la cena para la comida. Los postres y el desayuno eran también malos y en general, la comida duraba para los primeros que llegaban. Los horarios solían ser de entre dos y tres horas, pero si llegabas en la última hora, lo que quedaba en el bufet no se parecía a lo que venía en la carta de la entrada. Por ser en Mallorca, un día en toda la semana pusieron sobrasada y ensaimada. Iluso de mí que creía que me iba a hinchar de productos típicos.

Algunos platos estaban sucios. Y todas las copas. Al principio mirabas para intentar encontrar una que estuviera limpia. Luego ya mirabas para encontrar la menos sucia y sin prestar mucha atención porque ojos que no ven, corazón que no siente. El colmo fue cuando encontré una copa con restos de carmín. Encima, las copas eran muy pequeñas y si querías beber lo mínimo que puede beber una persona en una comida o cena tenías que levantarte mil veces porque no había jarras ni botellas. Los refrescos eran de esos de máquina que los hacen con agua y polvo. La cerveza no estaba mal y el vino ni lo probé. El pan se ve que lo compraban una vez a la semana porque un día estaba bien, al siguiente un poco peor y al final quedaban menos variedades y estaba duro, hasta que volvían a comprar y se reponía todo y volvía a estar blando.

El servicio de picnic está compuesto por un tomate, dos piezas de fruta (supongo que de las que más haya en el bufet), aceite, vinagre y sal, un frito rebozado de esos precocinados (san jacobo, pollo rebozado, nuggets, etc), tres panecillos duros (dependerá del día) y cuatro lonchas de los embutidos que más haya en el bufet. Todo por persona.

La noche salió a menos de 80 euros, creo que 78. Diréis que por ese precio no está tan mal. Pues puede ser, pero eso no quita que sea muy cutre. Y que por lo menos, la limpieza, el agua caliente y el silencio por las noches debería estar garantizado con cualquier precio.

Estas vistas fueron lo mejor del hotel

Concurso YokmoK

Tengo que reconocer que yo me metí a esto para poder participar en concursos, promociones, críticas de productos, sorteos, opiniones y un largo etcétera. El resto de cosas han ido saliendo solas. Una vez que lo tenía abierto ya era sencillo escribir un post sobre esa tontería que pasó el otro día o sobre cualquier otra. Así me servía para desahogarme, para seguir practicando la escritura y para poder hacer un poco de ruido de vez en cuando.

Por otro lado, esto va a ser lo más cercano de escribir un libro que voy a estar nunca. Y como se puede ver, no es nada, nada cerca.

En fin, que me desvío del tema. Lo que venía a contaros es que YokmoK regala unas zapatillas, así que ya va siendo hora de tener unas nuevas. Y como ya está bien de que todos los que tienen webs o blogs tengan más opciones de ganar siempre, al menos, en este sorteo, les igualo.

No os pido que participéis. Cuantos más lo hagáis menos opciones tendré yo de ganar, así que para que todos estemos contentos, daos una vuelta por su página web que lo mismo encontráis un viaje o una aventura que os interese. Y quién sabe, lo mismo el próximo viaje extraordinario sale de ahí.

lunes, 18 de octubre de 2010

Mallorca

Y el último sitio al que fuimos a pasar las vacaciones fue a Mallorca. Concretamente a S'Arenal, muy cerquita de Palma.

Voy a dejar el tema del hotel para mañana porque hay mucho que contar. Comenzaré, pues, con las tres excursiones que hicimos, todas en transporte público desde S'Arenal:

Palma de Mallorca: estuvimos visitando la ciudad y los puntos recomendados en el folleto que nos entregaron en información. La catedral es una maravilla y el Parc de la Mar está muy bien para dar un paseo o pararse un rato a descansar. El pueblo español no merece la pena, está lejos para ir andando y solo hay un autobús que te lleva al módico precio de 15 €. Igual que al castillo, al que ni fuimos.


Valdemossa: recomendado en la oficina de turismo decidimos coger un autobús a Palma y allí otro a Valdemossa. El pueblo es pequeño y se ve en una hora. Yo no lo recomendaría salvo que vayas a hacer alguna ruta por el monte, porque está muy bien situado en medio de la Serra de Tramuntana, o porque quieras visitarlo como parte de alguna ruta.


Cuevas del Drac: más de lo mismo. Nos acercamos a verlas y desde S'Arenal es más de una hora de viaje para llegar. Se visitan en una hora y si estás por ahí cerca merecen la pena, pero si vas a hacer más de una hora de ida y luego la vuelta, es demasiado para lo que es.

Y eso es todo lo que hicimos. También alquilamos unas bicis en "Ansab rent a car" por dos horas con la mala suerte que cuando llevábamos 45 minutos pinché la rueda trasera. Llamamos al teléfono indicado y nos dijeron que volviéramos hasta allí que nos daban otra. Pero para cuando quisimos llegar casi habían pasado las dos horas y pasamos de coger otra.

S'Arenal está lleno de extranjeros. Principalmente alemanes. Hay restaurantes con cartas en inglés, o en alemán. Incluso está la carta en alemán antes que en español. Los camareros son extranjeros y los dueños también. Cuando paseas por el paseo marítimo tienes la sensacción de encontrarte en alemania, francia o inglaterra.

Como en los demás casos: más fotos aquí.

martes, 12 de octubre de 2010

La disposición final segunda de la LES nos está negando el futuro (toma 2)

Este martes 21 de septiembre de 2010, se acaba el plazo para que los grupos parlamentarios puedan aportar sus enmiendas a Ley de Economía sostenible y, con ella, la Disposición Final Segunda (anteriormente Disposición Final Primera) o "Ley Sinde" que ataca los derechos fundamentales en Internet en favor de lobbies industriales que no quieren reconvertirse. La misma Disposición cuya retirada cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas han pedido de todas las formas.

Recordamos además que esta Disposición se ha introducido de espaldas al propio parlamento: ha sido creada mientras una Subcomisión Parlamentaria estaba trabajando sobre la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. La Disposición final Segunda ha sido introducida en la Ley de Economía Sostenible sin escuchar las conclusiones de dicha subcomisión que propone una reforma en profundidad de la Ley de Propiedad Intelectual para encarar con seriedad y beneficio general los problemas generado por las innovaciones de la era digital. La disposición Final Segunda tiene que caer también porque representa un desprecio a la labor de los diputados que son los reprentantes de los ciudadanos y ciudadanas de este país.

Queremos aprovechar esta ocasión para recordar a los diputados que la ciudadanía quiere que se desactive una ley que no ampara los derechos mínimos:
  1. No se puede concebir una ley que afectan intereses particulares y no generales donde el juez no pueda entrar en el fondo del asunto, ofreciendo todas las garantías legales a los ciudadanos y emprendedores que están operando en Internet. Cerrar el acceso a un sitio Web puede devastar la economía de un pequeño y mediano emprendedor. Los ciudadanos no debemos asumir la reconversión de las Majors.
  2. No se deben mezclar asuntos del orden de la competencia desleal, como puede ser lucrarse del trabajo de otro sin que esto repercuta sobre este último, con la libertad de enlazar, citar y compartir, que son la esencia misma de Internet, una herramienta crucial para el futuro.
  3. Es inadmisible que se legisle en favor de un sector económico atrasado en su reconversión a expensas de los emprendedores que están ya implementando las oportunidades de la era digital. El ministerio de Cultura no está a la altura del alcance del problema. Ha invertido un tercio de sus recursos en Industrias Culturales y ahora necesita una Comisión nada imparcial para rentabilizar estos recursos, distorsionando el desarrollo normal de la economía cultural. Antes el ladrillo, ahora la copia. No reproduzcamos una burbuja de los contenidos de entretenimiento.
El respeto y la comprensión de las opciones que ofrece Internet son la salida de la crisis.

Firmado: Red SOStenible. La Red SOStenible somos todos. Si quieres adherirte a este texto, cópialo, bloguéalo, difúndelo.

 Actualización: Esto va por mi parte, que lo he encontrado hoy y me parece adecuado:

Sevilla

La siguiente parada consistió en un fin de semana en Sevilla. El plan era salir de Cancelada a Estepona en autobús, de Estepona a Málaga en autocar y de Estepona a Sevilla en tren. Pero se lió una tormenta gorda justo antes de que saliéramos y al parecer hubo un accidente que hizo que el primer autobús que teníamos que coger no apareciera y lo cambiáramos por un taxi.

Por suerte el resto del viaje transcurrió con normalidad. Llegamos a la casa que habíamos alquilado en Sevilla cerca de las once. Nos fuimos a cenar y esperamos que llegaran unos amigos que venían de Madrid. Cuando llegaron nos tomamos unas copas y nos fuimos a ver la noche sevillana. Destino: La Alameda. Como era ya un poco tarde, más o menos las 3:30 am, la gente ya iba cuesta abajo pero nos dio tiempo a dar una vuelta y entrar a algún que otro sitio.



El sábado lo pasamos entero visitando el centro de Sevilla. Los monumentos y los bares. Por suerte disponíamos de un excelente plano creado por una pareja sevillana que nos indicaba qué había que ver y qué bares eran mandatory. Muy destacables "El Patio de San Eloy" y "Los Coloniales". La cena la hicimos en este último después de apuntarnos en su lista y estar esperando una hora, más o menos, mientras tomábamos unas cañas por los alrededores. Después de la cena, volvimos a la casa a celebrar un cumpleaños doble y tomar las pertinentes copas.


El domingo nos obligaron a dejar la casa a las 12 así que hubo que madrugar para que quedara todo preparado. Continuamos viendo lo que nos quedaba de Sevilla y decidimos ir a comer a La Alameda. Terminamos el fin de semana sevillano en la misma zona que lo habíamos empezado. Tras la comida, cogimos el coche que se había quedado todo el fin de semana abierto y nos volvimos a Madrid.


Agradecemos a los sevillanos que no nos robaran el coche ni lo usaran como lugar en el que realizar alguna de las múltiples actividades que se hacen los fines de semana por la noche.

Más fotos aquí.

sábado, 9 de octubre de 2010

Estepona


La segunda etapa de las vacaciones discurrió en Estepona. O por lo menos eso era lo que creíamos que sucedería antes de dirigirnos al hotel. Decidimos darnos un capricho en un balneario y seleccionamos el Hotel Selenza Estepona. Lo malo fue que no estaba exactamente en Estepona sino en Cancelada, un pequeño ¿pueblo? entre Estepona y Marbella.

El hotel estaba muy bien pero nosotros solo teníamos alojamiento y desayuno. El primer día fuimos a dar una vuelta por la zona para encontrar un sitio donde comer y descubrimos desolados que lo único que existía alrededor eran apartamentos y hoteles. Ni un restaurante, ni un bar. Nada. Solo había los restaurantes de los hoteles que permitían acceder a ellos aunque no estuvieras alojado. Por eso decidimos pasarnos a pensión completa en nuestro hotel.
Lo malo de la pensión completa es que la bebida no estaba incluida. Sí, ya sé que en la mayoría de los hoteles no lo incluyen pero que lo hagan en la mayoría no hace que me parezca bien. Por lo menos que incluyan la primera o una jarra de agua. Además, era muy cara y con el IVA cobrado aparte. Ni siquiera tenían carta de bebidas ni en la entrada del restaurante, ni en la mesa, así que tenías que pedir sin saber lo que te iban a cobrar.
Un día hicieron una cena temática anunciada como Asia fusión que costaba 28 €/persona más bebida si no tenías media pensión o pensión completa. Antes de pasarnos a la PC pensamos en hacer esa cena en el hotel por lo mucho que nos gusta la comida asiática y el sushi. Decir que la cena fue decepcionante es quedarse corto, muy corto. La calidad era peor que la habitual. Más que parecerse a un asiático podría decirse que se parecía a un chino de barrio de esos de 13 euros el bufet pero con menos variedad de platos.
 
Quitando las pequeñas hormigas que había en las habitaciones y en alguna cesta de pan que otra, todo lo demás estaba muy bien. Pasamos la mayoría del tiempo en el hotel y el balneario salvo un día que salimos a dar una vuelta por Estepona.

lunes, 4 de octubre de 2010

Cerdeña


El blog ha estado parado unas semanitas porque por fin he tenido vacaciones. Han sido tres semanas. La primera de ellas la pasé en Cerdeña. Estuvimos alojados en Assemini, un pueblo muy cerquita de Cagliari y estuvimos visitando la parte sur de la isla. Disfrutamos de los pueblos, de la comida, de las playas, de las calas y de los acantilados.


Cerdeña es muy bonita pero para verla toda hace falta tiempo, coche e ir planificando el alojamiento en distintas etapas de la ruta que ideemos para aprovechar más los viajes y no tener que volver cada día al mismo punto. Eso fue lo que nos pasaba a nosotros. Cerdeña es grande y para verla entera por lo menos hace falta una semana sin parar. La Costa Esmeralda, al norte de la isla, que dicen que es muy bonita, no la vimos porque tardábamos mucho en llegar y luego tendríamos que haber hecho la vuelta. Pasamos por Cagliari, Assemini, Nebida, Massua, Buggerru, Fluminimaggiore, Villasimius, Pula, Nora y Chia.

 Más fotos aquí.