lunes, 25 de marzo de 2013

Granada

Aprovechando que el lunes 18 era fiesta en Madrid hicimos una escapada a Granada durante el fin de semana. Viaje gastronómico y de ocio en la ciudad de la Alhambra.

Alojamiento.

Residencia universitaria Fernando de los Ríos. Apartamentos baratísimos. El  apartamento para 4 estaba bastante bien: cocina, salón, baño y dos habitaciones. Está un poco alejado del centro y hay que coger un autobús que para en la puerta.
Hotel Almona. Barato, pequeño y acogedor. Algo de frío en la habitación del palomar.

Gastronomía.

Taberna la Tana. Viernes noche. Estaba lleno, entramos como pudimos, nos quedamos de pie y nos pedimos una caña con la correspondiente tapa que nos sirvieron.
Tragalios. Viernes noche. Pudimos coger tres taburetes y tomarnos en la barra un par de rondas con sus correspondientes tapas y una ración de croquetas.
El enganche. Viernes noche. Otra ronda y otra tapa de carne en salsa.

Churrería La Alhambra. Sábado mañana. Raciones de churros bastante abundantes pero ligeros (para tratarse de churros).
La Bella y la Bestia 1. Sábado mediodía. Enfrente de la Alhambra. Bastante lleno. La primera ronda en la calle, para las demás conseguimos coger mesa. Con cada bebida te ponen una tapa que va cambiando con cada ronda por lo que cuando vas a pedir tienes que decir las bebidas y la ronda por la que vas para que te pongan la tapa.
Al Pan Pan y al Vino Vino. Sábado noche. Tienen una lista de tapas para elegir con cada ronda. Lo único malo es que en grupos solo sirven dos tapas distintas. A lo peor vas haciendo pedidos de dos en dos en la barra.

Cafetería Flor y Nata. Domingo y lunes mañana. Desayunos completos aunque como no vayas pronto solo les quedará un tipo de pan para elegir. Zumo, café y tostada, bollo o mollete.
Hannigan & Sons. Domingo mediodia. Era San Patricks así que qué mejor que ir a un irlandés en Granada a celebrarlo. Pintas de cerveza y buena música.
Navas 14. Domingo comida. Camarero muy amable. Rondas y tapas clásicas. Disponen de montaditos y canapés buenos y a buen precio.
Bronx Speakeasy. Domingo sobremesa. Nos dejaron el café y copa a 4 euros por lo que no pudimos resistirnos.
Tetería El Generalife. Domingo media tarde. Gran cantidad de tés y ambiente típico de tetería árabe.
Restaurante El Agua. Domingo noche. Especialista en fondues y vinos. Vistas a la Alhambra que se disfrutarán más en verano cenando o comiendo en la terraza. Se llama El Agua pero no sirven jarras de agua.

Bar Kiki. Lunes mañana. Junto al mirador de San Nicolás. Ronda y tapa.
La Riviera. Lunes comida. Igual que Al Pan Pan, puedes elegir la tapa de una lista con cada ronda pero solo pueden ser dos diferentes por grupo. Los bocadillos son grandes y están muy buenos.

Garitos.

Ganivet. Sábado tarde. Aparenta ser un bar estilo irlandés pero es una dicoteca de pachangueo bastante grande.
Wall Street Pub. Sábado noche. Lleno de gente. Si no tuviera tantísima gente sería más divertido porque el precio de las copas va cambiando. No está claro en base a qué y los colores no ayudan pero mola. Pequeño pero barato.
Tantra. Domingo noche. Bastante grande. Futbolín, dardos y la música está bien.


En general Granada es más barato que Madrid pero no tanto como esperábamos. Las copas sin duda sí, bastante. El alojamiento también y los taxis un poco más pero no demasiado. En los bares en todos los sitios te ponían tapa con la bebida pero no había mucha diferencia de precio.

martes, 12 de marzo de 2013

UC Dublín

Y así fue como llegué a Dublín. Con mucha ilusión y muchas ganas de conocer un fútbol distinto y con ganas de devolver al equipo la confianza que habían puesto en mí. Las espectativas del equipo para conmigo eran que, tras un breve periodo de adaptación, me convirtiera en el delantero centro titular del equipo y que a base de goles me convirtiera en el líder de la plantilla. Tengo que reconocer que me asusté un poco, era demasiada presión nada más llegar pero me dijeron que en este primer año el objetivo del equipo era no descender y que me fuera acostumbrando al equipo y a la ciudad.

El resto de la plantilla eran todos jugadores irlandeses principalmente formados en el club y la universidad. Yo era el único extranjero y el único con experiencia en una gran liga. Querían que ayudara a los más jóvenes cuando no estuviera jugando o entrenando y acepté gustosamente.

La temporada comenzó y en una liga de diez equipos nos enfrentábamos a cada equipo rival cuatro veces: dos en casa y dos fuera. Para conseguir el objetivo teníamos que quedar por lo menos séptimos y así evitar la promoción que jugaban el octavo y el noveno. Acabar últimos hubiera significado el descenso de categoría y justo para poder evitarlo me habían contratado.

No fue una mala temporada teniendo en cuenta que era mi primer año y el equipo en el que jugaba. Me sirvió para acostumbrarme al ritmo constante de partidos durante una temporada y para mejorar mis números. Jugué 37 partidos, ganamos 10, empatamos 11 y perdimos 16. Anoté 10 goles y asistí 7 veces a mis compañeros. En dos partidos me dieron el título de "man of the match" así que no me puedo quejar.

Con estos números acabamos la temporada séptimos consiguiendo el objetivo. En la copa conseguimos forzar el partido de repetición en la primera ronda pero fuimos eliminados.

Continuará...