martes, 13 de diciembre de 2011

Casas de apuestas

El otro día tuve una conversación con un amigo sobre como funcionaban las casas de apuestas tradicionales y como ganaban dinero. Para hacerlo sencillo voy a hablar de eventos que tengan dos posibles resultados.

Todo evento tiene unas probabilidades de ocurrir que las casas de apuesta fijan. Para verlo con un ejemplo, pensemos en el lanzamiento de una moneda. La posibilidad de que ocurra cualquiera de los dos sucesos es 0.5. En una casa de apuestas en la que vayan a apostar un número suficiente de usuarios, se tenderá a que la mitad de los usuarios apuesten a que va a salir cara y la otra mitad a que va a salir cruz. Para ganar dinero en una situación así, la casa de apuestas solo tiene que pagar los dos eventos a menos del par: 1.95, 1.9, 1.85, etc.

Situaciones así son las que buscan las casas de apuestas con las "líneas" de puntos o goles y los hándicaps. Tienen que encontrar el valor que hace que la mitad de sus usuarios apuesten una opción y la otra mitad otra (más/menos de 2.5 goles, más/menos de 142 puntos, Ferrer ± 3 juegos) y poner la cuota inferior a 2.

Los cambios de cuotas, en general, no se producen porque se regule automáticamente el mercado y que por cada apuesta a favor en uno de los sucesos se disminuya su cuota y se aumente la de los otros. Se producen porque si las casas detectan que en un evento que esperaban que el número de apostantes fuera del 50% en cada uno de los sucesos se están produciendo más apuestas en uno de los dos, las cuotas están mal puestas y tienen que cambiarlas para ajustarlas mejor.

Todo esto no significa que pase lo que pase vayan a ganar siempre, es decir, volviendo a la moneda, si todo el mundo apuesta a que va a salir cara y sale cara, la casa pierde todo. Lo que pasa es que la probabilidad de que ocurra esto con el número suficiente de apostantes es muy baja.

Con otro tipo de eventos es lo mismo, hay que acertar con las probabilidades, y ahí es donde estarán los expertos porque son los que las harán ganar o perder, y poner la cuota a un valor inferior.