sábado, 20 de noviembre de 2010

Tenerife

Una semana en Tenerife, sin coche, no da para mucho. Por lo menos sirve para conocer los pueblos más recomendados de la zona norte.


El resumen general de todos los sitios que vimos es que no están mal pero se pueden ver en unas horas y algunos casi sin bajarse del coche. Merece la pena subir al Teide pero no pagar los 25 €/persona que cuesta usar el teleférico. Una vez que estás arriba no hay mucho que hacer salvo que quieras hacer trekking. Unas fotos y te puedes volver por donde has venido.



Lo que más me ha gustado ha sido San Cristóbal de La Laguna y Santa Cruz de Tenerife. Son los sitios con más cosas que ver y además tienen más vida que el resto de pueblos que visitamos. Si te acercas a ver el drago milenario en Icod de los Vinos puedes darte una vuelta por Garachico que está muy cerca.


En cuanto a la comida, no sabría decir que es lo más típico de allí, salvo las papas arrugás y los quesos asados con mojo canario, el resto de platos son los habituales de la península. Quizás sea en los postres donde haya más platos típicos. En general comimos bastante bien en todos los sitios gracias a que llevaba Bliquo instalado en el móvil y a la hora de elegir restaurante es un seguro, pese a que en Tenerife no vienen muchos sitios recomendados.

Más fotos aquí.