miércoles, 24 de noviembre de 2010

El numerito de las tarjetas

Ayer Mourinho decidió que su equipo acabara el partido con 9 jugadores. ¿Por qué? Nos preguntamos algunos cuando vimos la primera expulsión de Xabi Alonso. Cuando vimos la de Sergio Ramos ya no había dudas de que era para que no acumularan una tarjeta amarilla más para los cruces de octavos. Al mostrarles dos tarjetas amarillas no se acumulan al ciclo de tarjetas que conlleva un partido de sanción.

Esto es el Madrid de Mourinho. A algunos les parecerá un genio, un estratega que tiene calculado hasta el más mínimo detalle y que sabe como sacarle provecho al reglamento. A otros, nos parece que acabar un partido con 9 no beneficia la imagen del Madrid, por mucha estrategia que haya detrás. Coincide que esta artimaña la lleva a cabo en el campo de un equipo que ha sancionado a su propio jugador por morder a un rival, mandando un mensaje claro a sus jugadores, a su cantera y a sus aficionados: no se toleran ese tipo de actitudes. En cambio, ¿qué imagen deja el Madrid en Holanda y al resto del mundo que vio el partido?

Lo peor no son las autoexpulsiones sino el numerito montado. No se habla de otra cosa. El 0-4 ha quedado en segundo plano. ¿Era necesario hacerlo todo a través de Dudek? ¿No podía Mourinho haber llamado a algún jugador a la banda y explicárselo? ¿o decírselo a Canales antes de que entrara en el campo? Para colmo, cuando les muestran las rojas, se levanta como si estuviera enfadado y hace como si fuera a lanzar la botella de agua. Luego, va y dice que no le ha gustado la actitud del árbitro y que esas tarjetas hay que ahorrárselas. No sé si piensa que somos todos tontos o es que no tiene vergüenza.