lunes, 23 de agosto de 2010

El tamaño importa

A la vuelta del viaje de Ribadesella paramos a cenar en el McDonald. Hacía mucho tiempo que no iba porque no me gusta mucho. Será que ya me he hecho demasiado mayor o que hace unos años vi Super Size Me y se me grabó en el subconsciente.

El caso es que cuando fui a pedir mi menú dije: "Me pones un menú McPollo normal", mientras miraba la carta con los precios. Carta en la que no aparecen los menús grandes. Entonces, cuando la chica me estaba poniendo los componentes del menú me parecieron demasiado grandes y cuando vi el precio algo no me cuadraba. Le dije que si ese no era el menú grande y me dijo que sí, que en verano se ponen todos los menús por defecto grandes. Le dije que yo quería el normal (en verano se ve que es el pequeño) y me dijo que me lo cambiaba sin ningún problema.

Lo que me molesta es que ya, por defecto, te intenten colar el menú grande. Más caro y con más comida y bebida que al final acaba en la basura porque la mayoría de la gente no se lo termina todo.

Dentro de unos años el menú grande pasará a ser el normal y sacarán otro aún más grande que irán colando poco a poco. Y luego, nos preguntaremos por qué está aumentando la obesidad infantil.

Por cierto, esto no es exclusivo de McDonald, en Vips hacen lo mismo con las bebidas. Hace unos años cambiaron el nombre a los tamaños y el grande pasó a ser el normal y el normal el pequeño. Ahora, los camareros, si no les dices nada, te traen la bebida normal, es decir, la que antes era la grande, de medio litro y un poco más cara.